Véndete bien en la entrevista de trabajo

Llega la hora de la, para muchos, temida entrevista de trabajo; y hay que prepararse. Ya sabes, buscar información, qué me pueden preguntar, adecuar mi imagen… Y cuando termina, sales del despacho de la persona que te ha entrevistado pensando en tal pregunta, en tal respuesta… y siempre suele asaltar una duda: soy un/a buen/a profesional pero, ¿me habré vendido bien?

¿Sabes venderte bien, sabemos vendernos? Para muchos, si el producto es bueno “se vende solo”; pero esto no siempre es cierto, sobre todo si hay mucho donde elegir y algunos de esos productos tienen una buena campaña de marketing.

Cuantifica tus tareas. Este símil con un producto debe hacerte reflexionar que no sólo se trata de ser buen profesional, debes convencer al “comprador”. Venderte a ti como profesional es vender tus logros, tus éxitos; y para ello, utiliza la técnica de cuantificarlos.

  1. Debes conocer las tareas y funciones que se realizarían en el nuevo empleo.
  2. Seguramente, ya habrás realizado esas tareas, si no todas, parte de ellas. Así que piensa en ellas: personas que atendías, informes que elaborabas, llamadas que realizabas, repartos, alumnos, clientes, reuniones, proyectos…
  3. Ahora añade los números (siempre verdaderos) a esas tareas y funciones: atendías a 20 personas cada mañana, realizabas 25 llamadas cada día, 60 repartos, 12 alumnos, 2 reuniones semanales, 1 proyecto mensual…

Parece algo sencillo que no aporta demasiado, pero:

  • no es lo mismo decir: daba clases de informática,
  • que decir: tenía 15 alumnos, impartía 2 horas diarias de informática básica y ofimática, elaboré 20 cuestionarios para evaluarlos y 10 ejercicios prácticos semanales.

Como ves, la segunda opción aporta más concreción al trabajo, ya no es algo genérico, tú interlocutor podrá tener claro lo que realmente hacías, casi visualizarlo. Además, y esto es muy importante, te da más valor a ti como profesional y a tu trabajo.